¿Hacia dónde vas?

Hoy me toca preguntarme hacia dónde voy, si estoy o no en el camino y en el camino a dónde. Cuántas preguntas, ¿verdad? Y sí, siento que estoy en el camino. No sé cómo otras personas hacen cambios personales y profesionales, para mí está siendo un viaje que estoy haciendo paso a paso. Doy un paso y hay un aprendizaje, doy otro paso y llega otro aprendizaje.

Mis miedos y mis creencias me dicen que este camino que estoy andando es lento, que debería estar en otro lado, avanzar a otro ritmo. En realidad no sé a qué velocidad se tiene que hacer, sé que si me escucho de verdad, entiendo que mi camino lo tengo que hacer así, a este ritmo. Poco a poco, paso a paso, a mi ritmo.

Pam {pausa} Pam {pausa} Pam {pausa}

Este sería mi ritmo, aunque mis miedos me piden que el ritmo sea…

Pam Pam Pam Pam Pam Pam.

Pero para mí ese es el sonido de la ansiedad, del estrés, del descontrol, de construir sin sentir.

Y quizás ese ritmo sea el tuyo, quizás tú si puedas seguirlo. Lo importante es que encuentres el ritmo que tú necesitas en cada momento para avanzar sin perderte en el camino. O puede que en algunos momentos necesites mas pausa y en otros momentos necesites menos. Pero lo importante es que escuches cuál es tu ritmo en cada momento, que lo aceptes y que lo sigas, aunque tu impaciencia, tus miedos, tu mente te esté diciendo que no haces suficiente.

¿Y ritmo para qué?¿Dónde voy?¿Qué es esto del camino a dónde?

Sí, esa es la siguiente pregunta, ¿cómo que a donde voy? Sinceramente esto es algo que aún estoy trabajando personalmente. ¿Dónde pienso que voy? ¿Es falso esto de pensar que voy a algún lado? ¿Qué piensas tú sobre esto?

Yo creo que sí, que queremos ir a algún lado, quiero hacer un cambio personal y profesional y ¿cuándo habré llegado? Pues no sé cómo contestarte. Te podría dar la respuesta típica de que la vida es el camino, y en cierto modo sé que es así, pero también siento que quiero ir hacia algún sitio…

Quiero conocerme más, hacer más descubrimientos sobre mí. Quiero tener más control sobre mis pensamientos, sobre lo que pasa por mi cabeza, mis creencias. Quiero seguir conociendo a este personaje para poder comprenderlo cada vez más y también para soltarlo. Y este es mi camino y en ese camino hay también familia, trabajo, amigos, disfrute …

Querida lectora, querido lector te invito a que hagas tu reflexión y que dejes aquí tu comentario o en las redes ¿cuál es tu camino?¿cuál es tu ritmo?

Estoy de vuelta

Sí, he estado desaparecida un tiempo y vuelvo con vosotros al blog con nuevas energías. Aunque durante este tiempo de ausencia no he estado parada. He disfrutado de unas vacaciones muy intensas y también he ido transitando por nuevos permisos, he ido buscado mi ritmo para llevar mi energía a mi propósito y me permito ir aprendiendo sobre mí con mi propio proceso de cambio personal y profesional.

Y también he continuado con las sesiones de coaching con clientes, acompañándoles en sus procesos de cambio para que se conozcan cada vez más, exploren nuevas actitudes y vayan haciendo cambios alineados con quienes son y con lo que quieren para su vida. Pero no con lo que piensan que tiene que hacer, o con lo que deberían tener, sino con lo que quieren de verdad para sus vidas, en línea con sus valores y con su propósito. Y esto me encanta, me llena, me sorprende y me dejo enamorar en cada sesión por la maravilla que somos.

Y vuelvo al blog porque seguir escribiendo es una de las cosas que quiero que esté en mi vida y que quiero seguir haciendo y me permite también continuar con vosotros. A veces no es fácil escribir, sientes que no tienes nada que aportar. Te encuentras perdido.

Y estar perdido también es parte del camino. Así que voy a volver de nuevo a reflexionar contigo, a abrirte nuevas cuestiones en tu mente y si es posible a moverte del asiento en el que estás.

Sí, de ese asiento del que no nos movemos hasta que se nos rompe una pata. Hasta que pasa algo. A veces esperamos a que algo malo ocurra para tener una excusa para hacer las cosas que queremos y que no nos atrevemos a hacer.  Esperamos a que algo ocurra para replantearnos la vida que llevamos, el trabajo que realizamos,  los gastos que tenemos o las personas con las que compartimos el tiempo.

Así que te invito querida lectora, querido lector a que sigas leyendo estas reflexiones, que las hagas tuyas y que te preguntes todas las cuestiones que por el blog van a ir surgiendo. Te invito a que te quedes conmigo y disfrutes de mi energía y sobre todo, que te quedes contigo este rato de leer, de explorarte y de aprender cada vez un poquito más de ti.

Te espero,

Ade.