Y cuando te quitas la coraza

Nuestra vida no es perfecta, no es mejor ni peor que la vida de nuestro vecino, es la que es y en nuestra mano está cómo queremos vivirla.

Sí, sé que es la típica frase que parece que ahoga más que ayuda, porque te crea una responsabilidad sobre cómo estás viviendo tu vida. Y piensas que eso es muy difícil, que no puedes, porqué está todo muy escondido y ahí dentro en el escondite no se ve y parece que lo que hay ahí no molesta.

Pero si por unos minutos puedes cerrar los ojos y trasladarte a una situación cotidiana donde te quitas esa coraza existente pero desconocida y puedes ser libre de tus pensamientos, ¿quién eres en ese momento? ¿Cómo te mueves? ¿Cómo te relaciones con los demás? ¿Qué puedes conseguir?

Estoy segura que si te tomaras ese momento de soñar estarías viendo tu verdadero Ser simplemente siendo. Y cuando lo ves, te das cuenta de que sí tienes una coraza. Y cuando lo sabes es cuando puedes empezar a hacer algo.

Quitarse la coraza no depende de nadie más que de nosotros mismos. Dar la vuelta a nuestras creencias, desnudarlas, salir del molde.

Cuando sales del molde en el que te has metido para poder sobrevivir, sientes la libertad de estar fuera y piensas que no sabes cómo has estado tanto tiempo viviendo en tu propia cárcel, en la cárcel de tus creencias y tus miedos.

Y cuando te quitas la coraza, te atreves a pintar encima de la mesa de la cocina sin taparla.

Y cuando te quitas la coraza y dejas que salga tu verdadero Ser, puedes gritar y moverte al son del viento, al son de la vida.

A qué estás esperando querida lectora, querido lector para ver de lo que eres capaz … si te quitas la coraza.

Espero vuestros comentarios: “Y cuando te quitas la coraza…”

 

Fotos: PezibearFerGalindo980

12 opiniones en “Y cuando te quitas la coraza”

  1. Ade, reflexionando sobre tu publicación, veo la dificultad de librarnos de esa coraza, debido a la falsa creencia de que nos aporta seguridad…
    Es de valientes atreverse a deshacerse de ella y ver qué pasa!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *